El Carnaval en Hungría, llamado Busójárás
EXCURSIÓNES DE UN DIA RESERVA BILLETES AVENTURA AÉREA CURSO DE PINTURA VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL

Miles de turistas llegan a la ciudad de Mohács, sur de Hungría en febrero, cada año. Vienen a contemplar el famoso Busójárás, un desfile de personas de grotescas máscaras que ponen en su cuerpo capas de piel de oveja, con la lana hacia fuera.
La gente se reune para ahuyentar el invierno y acelerar la llegada de la primavera. La fiesta dura unos 5-6 días, es muy semejante a los carnavales que se celebra en los otros países de Europa, pero por tener su forma y ambiente tan característica lo han puesto en la lista de los Patrimonios innaturales de la UNESCO.
Hasta hoy día no se sabe exactamente de dónde viene la costumbre muy especial de ponerse máscaras pintadas de sangre de cerdo en las caras que estan hechos de sauce y que son decorados con cuervos de cabra. Según una explicación cuando los turcos invadieron a Hungría, los habitantes de la región se pusieron disfrazes y se vistieron en trajes horrendos así tratando de arrojarlos. La otra explicación dice que la tradición había traído por los "sokác" un grupo étnico de los Balcanes y es una fiesta de despedir el invierno y dar bienvenida a la primavera.
El día más animada es el domingo de Carnaval, cuando el barco de unos "buso" llega al embarcadero de la ísla de enfrente y saliendo del barco las figuras se reunen con la gente que ya les esta esperando. Empieza el desfile. Las calles se llenan de figuras gigantescas que infunden temor con sus caretas impresionantes, pintadas en colores chillones, que esconden su rostro. Todos tienen matracas en la mano y su sonido llega a ser ensordecedor al incorporarse cada vez más “buso” en el desfile. No respetan nada y a nadie. Penetran en los jardines y tratan de asustar a las jovencitas casaderas. Mientras los “buso” se empeñan en aparecer lo más feroces posibles y hacer el sonido más estrepitoso con sus matracas gigantescas, las muchachas tratan de descubrir por el timbre de la voz o, por el brillo de los ojos, si no se esconde detrás de la horrible careta el novio, su juvenil amor o el tan anhelado pretendiente temeroso de declararse...
El fin de la fiesta es cuando los “buso” llegando a la principal de Mohács encienden una enorme hoguera y, blandiendo sus matracas, empiezan un baile frenético alrededor de las llamas. El ruido infernal sigue hasta que la última astilla quede reducida en cenizas.
Este año el Busójárás se celebrará entre 8 y 13 de Febrero.
El día más divertida será el 11 de Febrero - el Domingo de Carnaval.

excursiones de un dia reserva billetes aventura aérea Curso de pintura - Herend Volver a la página principal